Vaya al Contenido

Menu Principal:

Uso y mantenimiento

El toldo
El mantenimiento de un toldo es mínimo o incluso nulo, todos estos consejos son para su correcta utilización y para alargar la vida útil del mismo, no son estrictamente necesarios, pero si aconsejables:

UTILIZACION


  • Si el mecanismo de accionamiento es manual, tendremos en cuenta la colocación de la manivela, debe ser lo más recta posible respecto al gatillo de la máquina, esto reducirá el esfuerzo que necesitamos para su manipulación y reduciremos el desgaste por fricción de ambos, siempre tendremos en cuenta el sentido de giro o enrolle de la lona, ya que si es recogido en el sentido contrario, no llegaría a cerrarse o recogerse completamente, produciendo tensiones entre los diferentes elementos, impidiendo el cierre del toldo y deteriorando todo el conjunto.
  • Si nuestro toldo consta de algún tipo de sistema de protección, cofre, tejadillo o el propio techo, debemos de asegurarnos de que a la hora de la recogida de este, quede bien cerrado o cubierto, de lo contrario no realizaran su función, ya que sufrirá un desgaste mayor en los últimos centímetros de la lona, obligándonos a cambiarla prematuramente.
LIMPIEZA

  • Hoy en día todos los herrajes o partes metálicas, tienen un acabo lacado, por lo que su limpieza será con un paño ligeramente húmedo para retirar el polvo y otros restos, dejándolos como el primer día.
  • La limpieza de la lona la realizaremos pasando un aspirador, para retirar el polvo, y si queremos una limpieza más profunda, lo humedeceremos con agua y jabón neutro, no abrasivo, y lo frotaremos con un cepillo de cerda suave, asegurándonos de un buen secado de la lona antes de su recogida.
MANTENIMIENTO

  • No lubricaremos ni echaremos al mecanismo ningún producto igual o similar al 3 en 1, ya que al ser un aceite con diversas propiedades de anticorrosión, limpieza, etc. diluye la grasa que contienen dentro, haciendo que cada vez sufra mas fricción, terminando por desgastar los engranajes que contienen.
  • Extenderemos el toldo al menos una o dos veces al mes, en días soleados, para secar la lona de la humedad adquirida del ambiente, además así evitaremos que las aves y otros animales puedan hacer sus nidos.
  • Si nuestro toldo consta de cortinas u otros elementos sueltos y de fácil retirada, procederemos a su guardado al finalizar la temporada, limpiándolas y doblándolas para la temporada siguiente, ya que este tipo de elementos al estar sueltos, sufren un desgaste mayor.
  • Evitaremos que nuestro toldo sufra las inclemencias meteorológicas más severas, tales como granizos, fuertes rachas de aire, grandes nevadas, etc.
  • Deberemos tomar las medidas oportunas y no descuidaremos los cuidados de árboles, arbustos, u otros objetos que puedan rozar o impedir el buen funcionamiento del toldo.
  • Procuraremos colocar focos u otros elementos que generan gran cantidad de calor a una distancia prudencial del toldo.
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal